Más Valores – Educando a Guayaquil.

Top

Ciudadano, Ciudadanía y Civismo

Ciudadanía

Ciudadanía se refiere al conjunto de derechos y deberes a los cuales el ciudadano o individuo está sujeto en su relación con la sociedad en que vive. El término ciudadanía proviene del latín civitas, que significa ‘ciudad’. Por tanto, ciudadanía es la condición que se otorga al ciudadano de ser miembro de una comunidad organizada.
Uno de los requisitos de la ciudadanía para que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos políticos es la nacionalidad. Pero también existen personas que, a pesar de ser nacionales de un Estado, no tienen los derechos políticos, porque pueden haber sido revocados o denegados.

La ciudadanía implica derechos y deberes que deben ser cumplidos por el ciudadano, sabiendo que aquellos serán responsables por la convivencia del individuo en la sociedad.
Este concepto de ciudadanía está ligado al derecho, sobre todo en lo que se refiere a los derechos políticos, sin los cuales el individuo no puede intervenir en los asuntos del Estado, y que permiten la participación directa o indirecta del individuo en el gobierno y en la consiguiente administración a través del voto directo para elegir o para competir por cargos públicos de forma indirecta.

Ciudadano

El concepto de ciudadano hace alusión a quien ejerce su ciudadanía, condición que caracteriza a la antedicha categoría cívica y que puede definirse como una serie de reconocimientos expresados en derechos y obligaciones, tanto individuales como sociales.

En el ámbito cotidiano usamos la palabra ciudadano para hacer referencia a las personas que viven en una ciudad. Esta superposición de ideas surge en el concepto histórico del término, que aludía a los habitantes de la denominada ciudad-estado.

En suma, el concepto de ciudadano fue modificándose a lo largo del tiempo: pasó de aludir a la pertenencia a una clase social o una relevancia dentro de una comunidad al solo hecho de haber nacido dentro del territorio de un país.

En términos jurídicos se habla a menudo de ciudadanos que pertenecen a una nación específica. Se trata de un vínculo que crea capacidades y obligaciones, y que según la legislación de cada país varía.

En algunos casos se admite la ciudadanía para los hijos de ciudadanos, aun sin que hubieran nacido en el país. De ese modo, hay muchas personas en el mundo que tienen dobles ciudadanías, las que les otorgan las mismas condiciones que los nacidos en el lugar (ciudadanos nativos).

Civismo

La idea de civismo procede del francés civisme, a su vez derivado del vocablo latino civis (que puede traducirse como “ciudadano”). El concepto alude a una conducta que se desarrolla en concordancia con las normas de convivencia que regulan la vida social. También puede vincularse al respeto por los instituciones y las leyes.

Se entiende que el civismo implica no transgredir las pautas que permiten vivir pacíficamente en comunidad. El civismo, por lo tanto, supone respetar los derechos de los demás y cuidar los espacios públicos y el medio ambiente. Si todas los integrantes de la sociedad actuaran con civismo, no habría violencia, ya que los conflictos se solucionarían a través del diálogo y del accionar institucional.

Supongamos que una persona necesita realizar obras en su departamento (apartamento). Para evitar molestar a sus vecinos, inicia los trabajos a las 10 de la mañana, los interrumpe al mediodía y luego los retoma entre las 16 y las 18. De esta manera no realiza ruidos que pudieran interferir con el descanso de los otros individuos. Además se encarga de limpiar la suciedad generada por las obras, depositando los escombros y los residuos en el contenedor correspondiente. Todas estas acciones demuestran el civismo del sujeto en cuestión.